NOVENA PROVINCIA

Sin mascarillas

 

Acaban de ofrecer el número de contagios y fallecidos de estos últimos días. Ya no se sabe el número exacto ni los días a los que corresponden porque decidieron dar los resultados los martes y los viernes y solo reflejar los contagios para los mayores de sesenta años, además de que los positivos no tienen que guardar cuarentena ni los contactos cercanos a los mismos. Por tanto, no sabemos cuáles son las cifras reales de esta pandemia que ha entrado ya en una nueva variante del coronavirus que es la XE y que bien podría ser la séptima ola pero que se niegan a decirlo.

El caso es que los datos de hoy a pesar de que faltan multitud de datos y con días de fiesta de por medio y de que no nos lo van a dan ni hoy ni ya nunca, es de cuatrocientos cincuenta y cinco fallecidos y más de setenta y cinco mil contagiados.

A pesar de todo eso, el Consejo de Ministros ha decretado acabar con la obligación de utilizar mascarillas en espacios interiores y la verdad es que los miedos aparecen. Tengo amigos que, ahora mismo, están con Covid y a pesar de que no es obligatorio, están haciendo cuarentena. Hay mucha gente con las tres vacunas que están cayendo porque el tiempo de inmunización ya ha pasado y se vuelve a estar expuesto.

La Ministra Portavoz nos ha dicho que podrán verse las sonrisas. Las mismas palabras que el pasado verano nos dijo la Ministra de Sanidad y mira lo que pasó después.

El caso es que ya iremos sin mascarillas y se acabó el tiempo en el que nos mirábamos directamente a la expresión de los ojos ni tendremos que hacer un ejercicio de imaginación tan intenso y tan extenso como los que hemos hecho en estos dos años.

Hemos vivido una época que se parece mucho a una ensoñación; un tiempo en el que vimos las calles desiertas, los muertos llegando sin cesar a los cementerios, las Ucis desbordadas, el mundo paralizado. Hemos vivido un tiempo en el que la imaginación ha tenido una especial relevancia porque nos ha servido para superar algo que podía ser el final. El remate final es el de quitar las mascarillas, acabar con miles de historias inventadas que nos han hecho felices con personas que no existían tal y como las tenemos en la cabeza.

No deja de ser un momento patético, poético y triste.  Todo junto y tan raro como la propia pandemia. Cuídense todos.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
07 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Coronas de siempre en una nueva Jura de Santa Gadea
 
07 agosto 2022 | Patricio González García
Hablar por hablar
 
07 agosto 2022 | Rafael Oliva
En Los Barrios debemos hasta de callarnos
 
03 agosto 2022 | Patricio González García
Ni de izquierda ni de derecha