Unión Republicana, principal partido de Los Barrios durante la Segunda República

Huyendo del relato histórico, desgraciadamente tan de moda, los historiadores nos demuestran que el partido que gobernó en Los Barrios durante la mayor parte del periodo histórico de la segunda república fue Unión Republicana, con sus distintas denominaciones a lo largo del tiempo, pero siguiendo siempre a su líder nacional, el sevillano Diego Martínez Barrio.


>

Fundado en septiembre de 1934, tras la fusión del Partido Radical Demócrata (PRD) de Diego Martínez Barrio y el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS) liderado por Félix Gordón Ordás. En 1936 se integró en el Frente Popular junto con socialistas, comunistas, republicanos de izquierda (agrupados en la Izquierda Republicana de Manuel Azaña) y otros grupos progresistas.

Podemos situar al Partido Radical Demócrata en el centro del arco político, y a Unión Republicana, tras su unión en 1934 con el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS), en el centro izquierda, muy lejos de los radicalismos que nos ha intentado dejar algunos relatos históricos lejanos a la realizada histórica.

El partido jugó un papel muy destacado en la política española durante el periodo de la segunda república, y fue sin duda el principal partido de gobierno en el municipio, en un régimen político donde el municipalismo era uno de los pilares de su dinámica política.

Podemos hacer una división entre los partidos que podemos denominar “obreros”, donde incluimos a un muy débil Partido Socialista Obrero Español, minoritario en Los Barrios, durante todo el periodo republicano, y la CNT como sindicato, que era el que aglutinaba a la amplia mayoría de los trabajadores del campo, obreros agrícolas y forestales, población que constituían la mayoría de la población barreña.

Por otra parte, Unión Republicana era el partido mayoritario en el municipio, dentro de los que podemos denominar “partidos burgueses”, en agosto de 1935 contaba con 65 afiliados.

Esta documentación, como el listado que aparece en el artículo, de los partidos republicanos, que cayó en manos de los sublevados en los primeros momentos del golpe de estado y que no les dio tiempo a destruir a los miembros del partido, fue un instrumento indispensable para la posterior represión que se ejerció sobre ellos. De este listado varios fueron fusilados, y la mayor parte pasó por cárceles, campos de concentración, etc. Los que no pudieron salir al exilio fueron en general duramente reprimidos durante el franquismo.

Los principales líderes republicanos campogibraltareños seguirán a Diego Martínez Barrio en todo su periplo político desde el Partido Radical Demócrata, en los inicios del régimen republicano, hasta su transformación en Unión Republicana, en septiembre de 1934. A Martínez Barrio, además de unirles su relación con la masonería y su filiación política, le unía a los líderes políticos comarcales una estrecha relación de amistad, prueba de ello es la ayuda que se le prestó para que pudiese refugiarse en Gibraltar. En 1930, Martínez Barrio, miembro de la Alianza Republicana, firmante del Manifiesto Revolucionario y uno de los encargados de organizar en Andalucía el levantamiento antimonárquico preparado por las fuerzas comprometidas en el Pacto de San Sebastián, tuvo que huir, esconderse y exiliarse en Francia en un barco que zarpó desde Gibraltar, una vez fracasada en diciembre de 1930 la sublevación de Jaca y ante el peligro de una nueva detención como la ya padecida durante la Dictadura de Primo de Rivera. En su huida a Gibraltar, sería ayudado por Benito Muñoz Medina, de Los Barrios, o Chacón de la Mata, de La Línea, entre otros. De camino a Gibraltar, ya cerca de Los Barrios, Martínez Barrio paró a descansar en la Venta La Polvorilla. También fue despedido por un nutrido grupo de masones cuando se disponía a embarcar rumbo a Marsella. Diego Martínez Barrio, tendría una estrecha relación política y masónica con el Campo de Gibraltar.

Exceptuando el periodo que comprende desde octubre de 1934 hasta las elecciones de febrero de 1936, en la que fueron alcaldes, con el título de interinos (ya que fueron designados por el gobernador civil, por lo tanto, por el gobierno central), Antonio González Serrano o Manuel Fuentes Fajardo, que eran representantes del gran poder agrario, de los grandes propietarios. Se trata del denominado bienio negro o bienio de derechas, en el caso de Manuel Fajardo era un agricultor domiciliado en el Cortijo “La Motilla”.

Pero la mayoría del tiempo de duración del régimen de la segunda república unión Republicana ostentó el poder local en Los Barrios.

 

 

Noticias relacionadas