NOVENA PROVINCIA

Vaya semanita

 

Un país enfermo. Una cosa es que en la carta constitucional de Estados Unidos se recoja el derecho a portar armas, fruto de unas circunstancias históricas muy concretas -ancladas en el proceso de independencia de la corona británica-, y otra que en pleno siglo XXI no haya manera de poner coto a la venta prácticamente sin traba alguna de armamento automático casi a cualquiera. Y no solo la distribución “con alegría”, sino esa cultura de disparar primero y preguntar después que se ha ido consolidando como parte de la esencia estadounidense.

De esos polvos vienen los lodos de lo que ha ocurrido esta semana en un municipio de Texas. Como señaló un entrenador de la NBA, ya está bien de reducirlo todo a minutos de silencio, mensajes de solidaridad a las familias de las víctimas y llanto generalizado… Eso está bien pero no garantiza poner coto al furor por las armas y la facilidad para repetir masacres como la del colegio de esta semana.

Hemos visto a un Biden compungido pero no tenemos noticias de un impulso legislativo concreto. Así, el país seguirá enfermo y la que presume de ser la democracia más poderosa del planeta será en gran medida un país con una podredumbre interna con anclaje constitucional. Casi nada.

Por otro lado, aquí en España, el presidente y la vicepresidenta segunda tratan de dar imagen de unidad después de los muchos platos rotos entre socialistas y Unidas Podemos en las últimas semanas.

Unos platos que se han estrellado incluso en la mesa del Consejo de Ministros, con lo que eso supone de gravedad, pues coloca al Ejecutivo como un matrimonio de conveniencia con el difícil reto de sacar adelante un país que no termina de salir de la crisis por la pandemia y se ve inmerso ya en otra por las tensiones inflacionistas derivadas del encarecimiento de la energía, y los estragos derivados de la guerra en Ucrania.

Sánchez y Yolanda Díaz son sabedores -o eso parece- de que su destino va unido y que si la vicepresidenta no consigue ser líder de lo que quede de Unidas Podemos, difícilmente ese bloque crecerá en las urnas. Díaz, por su parte, lo intenta pero las zancadillas de sus teóricas compañeras de Podemos son demasiadas.

Y con Sánchez empieza a extenderse ya la sensación en las filas socialistas de que ya no es un activo, sino más bien es un apunte en el pasivo. ¿Se romperá el Gobierno? Pues, por todo lo que hemos dicho anterior, parece que no.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
15 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
In memoriam Bertolt Brecht
 
15 agosto 2022 | Patricio González García
La procesión oficial de la Palma
 
12 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Felipe VI y la Espada de Bolívar
 
12 agosto 2022 | Darío Iglesias Muñoz
Hola todos, todas, todes