NOVENA PROVINCIA

Lecciones

>

 

Lo que está claro es que el cambio climático ha llegado para quedarse. Por mucho que no nos guste. Salvo que, de una vez por todas, se lleven a cabo las medidas drásticas, a nivel mundial, que impidan que el planeta se vaya a hacer puñetas. Pero eso, a día de hoy, es una utopía.

Sobre todo, porque muchos no están dispuestos ni a perder su nivel de vida ni sus privilegios. La solidaridad y la defensa del medio ambiente no va con ellos.

Este verano es un ejemplo más de que el término medio ha pasado a la historia. Ahora impera un clima más extremo.

Llueve cada vez menos y cuando viene agua, llega en tropel. A lo bestia. Y cuando aparece el calor, toca amarrarse los machos, porque hasta en la sombra te derrites si te descuidas. Y no se trata de un día aislado, sino de un buen número de días como estamos ahora mismo. Ante este panorama, cada vez más incuestionable, resulta prioritario aprender y tomar medidas eficaces y rápidas.

Está más que demostrado que en las calles donde hay vegetación, las temperaturas bajan, al igual que la sensación térmica. En las islas canarias y baleares van con retraso. Mucho retraso. Confiemos en que los ‘genios’ que elaboran los planes urbanísticos hayan tomado nota.

Otra lección prioritaria es que el riesgo de incendios será cada vez más alto y constante desde primavera y hasta bien entrado el otoño. La limpieza de las medianías y cumbres debe intensificarse.

Pero hay que hacerlo sin desbrozadoras en verano. Y las romerías veraniegas como la de estos días de la Candelaria en Tenerife deben regresar a su verdadera fecha, el 2 de febrero. Y el que tenga frío, que se abrigue.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
14 junio 2024 | Darío Iglesias Muñoz
¿Aún no lo ves?
 
11 junio 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
Una visión de la moral más humana, humanista y humanitaria
 
08 junio 2024 | Rafael Fenoy Rico
A zonas desfavorecidas: ¿Técnicos en despachos?