NOVENA PROVINCIA

Más difícil todavía

>
 

El estallido del ‘caso Koldo’ y la apertura de una causa por terrorismo a Carles Puigdemont en el Tribunal Supremo añaden nuevos obstáculos a una legislatura sobrada de ellos y que, aunque no es descartable que se agote o tenga un largo recorrido por delante, tampoco lo es que colapse en cualquier momento. La alargada sombra de la corrupción y las dificultades añadidas para cerrar un acuerdo con Junts sobre la ley de amnistía cuando los plazos están a punto de agotarse es lo último que necesitaban un Gobierno y un PSOE debilitados y con una precaria mayoría parlamentaria a expensas de los independentistas y de socios poco fiables como Podemos, que le acaban de dejar en la estacada al facilitar la reprobación por el Congreso del ministro del Interior. Pedro Sánchez ha dado sobradas muestras de su capacidad para sobreponerse a situaciones límite. La tormenta perfecta que se ha empezado a formar le obligará a exhibir todas las habilidades en ese ámbito para sobrevivir políticamente.

El señalamiento de José Luis Ábalos como «intermediario» de la trama que supuestamente se enriqueció con la venta de mascarillas a varias administraciones carga de razones a los socialistas en su fallido pulso con su exsecretario de Organización para que renunciara a su acta de diputado. Pero el escándalo, una bomba de relojería de impredecibles consecuencias, está lejos de quedar desactivado con su ruidoso pase al Grupo Mixto. Los tejemanejes con los contratos sospechosos de la presidenta del Congreso, Francina Armengol, y del ministro de Política Territorial, Ángel Víctor Torres, por la compra de material sanitario cuando dirigían los gobiernos de Baleares y Canarias a la empresa por la que mediaba Koldo García les ponen en el ojo del huracán y les emplazan a ofrecer unas explicaciones que hasta ahora distan de ser suficientes y convincentes. El caso también interpela a los ministerios de Transportes y de Interior. Los presuntos contactos con dirigentes populares del ex asistente de Ábalos, no acreditados en el sumario, añaden confusión al enredo.

El Gobierno se encuentra en estado de ‘shock’. Y Sánchez, en la situación más comprometida desde que llegó a la Moncloa. Con la particularidad de que el escándalo de las mascarillas escapa a su control al estar judicializado. Combinado con los serios problemas sobrevenidos para amnistiar a Puigdemont, una legislatura en el alambre desde su nacimiento se enfrenta a un más difícil todavía.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
18 abril 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
Procedimientos narrativos para descifrar la complejidad de la vida actual
 
15 abril 2024 | Patricio González García
Máxima gravedad