El Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía explicó las secuelas físicas del teletrabajo

La pandemia del coronavirus cambió los hábitos de las personas en casi todo el mundo. La educación virtual, el teletrabajo y el ecommerce son nuevos estilos de vida que —según los especialistas— llegaron para quedarse.

El teletrabajo es la alternativa que más acogida ha tenido en España. El coronavirus imposibilitó que muchos trabajadores se reintegren a sus puestos laborales y, a día de hoy, siguen trabajando de forma remota desde casa. Se estima que al menos el 50 % de empleados en España trabajó o sigue trabajando a distancia.

Sin embargo, muchas veces el hogar no tiene las condiciones adecuadas para funcionar como oficina. Los problemas físicos no tardan en aparecer: dolores cervicales, lumbares, rigidez, etc., debido a que no se cuenta con sillas o mesas recomendadas para laborar.

De acuerdo con Miguel Gil, vicepresidente del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía (Colfisio), lo más aconsejable en estos casos es acudir con un experto. Junto a las dolencias físicas, el colegio tuvo que tratar con personas que padecieron covid-19, quienes también presentaron secuelas debido al largo tiempo que permanecieron inmovilizados en una cama UCI.

“Nos encontramos mucha rigidez, atrofia, empeoramiento de otras lesiones que ya existían”, señaló el especialista, quien sostiene que los fisioterapeutas son muy importantes para la salud de las personas, por lo que su presencia en hospitales y centro de salud es indispensable. Gil detalló que, de momento, hay 800 fisioterapeutas en toda la sanidad pública, cifra a la que calificó de “ridícula”, pues hacen falta unos 4000 profesionales para atender a los pacientes de forma adecuada.

El especialista refiere que durante la pandemia el teletrabajo ha provocado cuadros de estrés, acompañado de dolencias de postura o a causa del mobiliario inadecuado. Los dolores de cuello, columna y de cabeza resultan como consecuencia de permanecer durante mucho tiempo en una sola postura.

Como medidas de prevención, es importante realizar paradas con frecuencia y levantarnos para mover el cuello, la espalda y los hombros. Es muy importante no estar mucho tiempo en la misma posición. De igual modo, pueden utilizarse accesorios y artículos para aliviar esa situación. El cojín lumbar alivia la tensión en la zona baja y reduce los dolores de espalda. No obstante, debe acompañarse de ejercicios de relajación. En caso de disponer de una silla con ruedas, esta debe ser regulable en altura y reclinable.

Además de la silla y el cojín, es necesario utilizar una mesa que tenga espacio libre debajo para mover las piernas con total libertad. De igual modo, los pies deben tocar el suelo de forma paralela. De preferencia, podemos emplear un reposapiés.

La persona debe estar sentada a unos 40 cm de la pantalla. El borde superior del monitor debe estar a la altura de los ojos para evitar dolores de cuello.

Noticias relacionadas