NOVENA PROVINCIA

Ellos

 

Hay un misterioso, aterrador y amenazante sujeto en las inquietantes élites de cada sociedad que hace lo que hace para jodernos, para mantenernos asustados, frustrados, controlados por siempre jamás.

Nadie sabe ponerle nombre, pero hay una parte de la sociedad que se refiere al mismo sin nombrarlo jamás, seguramente porque es mejor no mentar a la bicha. En mi casa, de pequeño, recuerdo que mi padre siempre se refería a este tipo de sujeto como “Ellos”. Ellos podían ser cualquiera desde el gobierno, hasta Hacienda, el Ayuntamiento, los ricos de España, la clase política. En definitiva, ellos eran todos los que no éramos nosotros. “Eso es lo que quieren ellos”, decía mi padre, contrariado, y yo le daba vueltas a la cabeza, convencido de que podía dar con quienes sustituían al pronombre.

Pero qué va. Tantos años después, Ellos siguen haciendo de las suyas: ahora con el COVID. No sé si los nuevos indignados se refieren a los mismos de siempre cuando dicen ahora que ellos inventarán ahora otro bicho, otro cuento chino, otra excusa malévola para no dejarnos tranquilos. Pero quienes lo dicen están convencidos de que todo lo urden ellos, los de siempre, ellos, los que no somos nosotros. Ellos sabrán.

Ellos, que son los que mandan, aunque ellos mismos no lo sepan y nosotros no los conozcamos. Eso parece pensar, o sospechar, mascullar tanta gente que uno sigue viendo mareada, maltratada, hastiada después de tantas olas y las que quedan.

Y ese convencimiento de que existen ellos frente a nosotros, los que no somos ellos, funciona como el mecanismo socializador más invisible de los que no hablan los estudios sociológicos, el fenómeno consolador por el que no terminan de estallar esas revoluciones que hoy solo están en la imaginación indignada, en las barras de los bares con horario reducido, en las redes sociales sin vallar. Pero lo peor es que, en el fondo, supone una revolución invisible y pasiva, una suerte de desgaste del concepto de democracia por el que todo parece devenir en un sucedáneo del concepto mismo, en un paripé de lo que pomposamente aseguran los papeles. Y eso, a la larga, es peligroso. Y deberíamos hacérnoslo mirar, empezando por ellos, por supuesto, como decía mi padre.

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
19 agosto 2022 | José Antonio Hernández Guerrero
Convivir para vivir
 
15 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
In memoriam Bertolt Brecht
 
15 agosto 2022 | Patricio González García
La procesión oficial de la Palma
 
12 agosto 2022 | Rafael Fenoy Rico
Felipe VI y la Espada de Bolívar