SOBRE NUESTRA VIDA

Es un regalo


>
 

¿Por qué es tan difícil amar?
‘Porque es un regalo’, respondió mi madre espontáneamente después de que le leyera el artículo anterior en el que hago esta pregunta. 

‘¿Es tan difícil porque nos cuesta aceptar regalos?’, me pregunté al oír su respuesta. 

El ser humano de hoy día es un ser bastante particular. Hemos aprendido a controlar nuestra vida y todo lo que ocurre en ella. O al menos queremos creer que tenemos el control.

Muchos tenemos un comportamiento controlador muy pronunciado, al menos en un aspecto de la vida. Por ejemplo el perfeccionismo: todo tiene que ser tal como lo imaginamos; tal como pensamos que es lo correcto; tiene que ser exactamente así, al centímetro. Para que no nos entendamos mal aquí: La precisión es muy importante en algunos ámbitos, sobre todo en el técnico. Pero trabajar con exactitud y precisión no significa que tengamos que extenderlo a todos los demás ámbitos de la vida.

¿Qué mas da si a veces no está hecha la cama, si nuestra cocina no está impecable o el pelo no está perfectamente peinado? Estos ejemplos nos sirven de meros ejemplos para una larga lista de posibles facetas de nuestra rigidez en el carácter. Cada cual tiene las suyas. 

El caso es que perdemos nuestra espontaneidad, nuestra creatividad si queremos tenerlo todo bajo control. Es más, la vida misma se nos escapa si en vez de vivir queremos controlarla. 

¿Por qué es tan difícil amar? Esa era la pregunta inicial. 

Amar no se puede controlar. Es más, es un regalo. Uno que nos llega cuando nos abrimos a lo que es vivir la vida. Al igual que las olas del mar, la vida es inestable e impredecible. Cada dos por tres nos desvía, nos desafía, nos golpea, nos derriba, nos eleva a alturas vertiginosas.

Estos aspectos volátiles de la vida nos dan miedo. No hay duda. A todos y cada uno, me atrevo decir, le da miedo si de repente estamos flotando en las alturas y nos sacude de un lado a otro como si estuviéramos metidos en una lavadora. 

Por otro lado, ¿no es exactamente eso lo que experimentamos como máxima felicidad?

¿Por qué es tan difícil amar?

Pues, sí que es difícil entregarse y dejarse llevar por todas las sensaciones, en primer lugar. En todo caso, los problemas, así los llamamos, vienen tarde o temprano a visitarnos. A no ser que cambiemos de discurso y nos damos cuenta de que los “problemas” son simplemente situaciones que requieren nuestra atención y cuyos retos hemos de afrontar. 

Vivir, amar en sí son retos. Y un regalo.

Aprender a aceptarlo con gratitud es, tal vez, la máxima tarea de nuestra vida terrenal. 

 

Noticias de la Villa y su empresa editora Publimarkplus, S.L., no se hacen responsables de las opiniones realizadas por sus colaboradores, ni tiene porqué compartirlas necesariamente.

Noticias relacionadas

 
25 julio 2024 | José Antonio Hernández Guerrero
El termómetro que mide nuestra humanidad
 
25 julio 2024 | Eduardo Briones Villa
Corcheros
 
22 julio 2024 | Patricio González García
El debate laboral