¿Existe Black Friday en España o es puro marketing?

En España el Black Friday llego en el año 2012, cuando una cadena alemana decidió introducir esta estrategia de marketing, originaria de Estados Unidos. Es un evento celebrado principalmente a través de tiendas en línea que se ha ido popularizando a través de los años, pues las compañías se dieron cuenta que de esta forma podían atraer más clientes y aumentar sus ventas.

Muchos, aprovechando la proyección que tiene el Black Friday, no solo hacen descuentos el último viernes del mes de noviembre, sino que lo extienden durante el fin de semana o incluso la semana entera, pues según estimaciones, para el año 2018 un español promedio gastara al menos 250 euros. Aprovechar los descuentos Black Friday se ha vuelto costumbre entre los españoles, que para 2015 ya habían instaurado esta fecha celebre en la mayoría de sus comercios.

Esta es una fecha ideal para las compras navideñas y, además, es bien sabido que una de las categorías de productos más buscadas en Black Friday son los dispositivos electrónicos, ya sean para el hogar, uso personal o entretenimiento. Sin embargo, siempre se recomienda que llevemos la pista de aquello que deseamos adquirir, para ver la evolución de sus precios y determinar si el Black Friday es o no la fecha ideal para comprar, pero ¿Por qué debemos hacer esto?

Es un hábito ya conocido que han adquirido tiendas menos honestas el de cambiar sus precios días o semanas previas al Black Friday, inflando la suma para posteriormente hacer creer a los clientes que los precios han bajado un gran porcentaje el fin de semana de ofertas. Por ejemplo, un ordenador que durante meses anteriores tenía un precio de 300 euros, días previos al viernes negro será publicado con un valor de 430 euros, y durante el Black Friday será anunciado nuevamente en 300 euros, alegando que cuenta con un 30% de descuento, logrando timar a múltiples clientes.

Si bien no es una conducta utiliza por todas las tiendas y vendedores online, es una situación frecuente a tomar en cuenta. Así mismo otra forma de engaño es utilizar viejas ofertas, las cuales llevan meses publicadas como ofertas de viernes negro, haciendo creer que estará disponible solo durante un tiempo limitado. Incluso puede ocurrir que los precios anunciados sean mayores que los que estuvieron reflejados durante el resto del año, en un intento de aprovecharse de frenesí que genera esta fecha en particular y de la ingenuidad de muchos consumidores.

Muchas veces los descuentos tienen razones no comunicadas a los clientes, pues muchas tiendas utilizan sus productos más viejos, menos vendidos o prontos a ser sustituidos para hacer sus ofertas de viernes negro, en un intento de liberar inventario y deshacerse de las prendas que nada hacen en sus estanterías.

De esta forma podemos afirmar que sí, el Black Friday es, de hecho, una estrategia de marketing, lo que no necesariamente implica que no pueda beneficiar a los consumidores. El cliente con mayor beneficio durante el viernes negro será aquel que haga seguimiento de los productos que desea, use herramientas para monitorear los cambios de precio y logre ubicar la tienda que les brinde un descuento real y provechoso.

Noticias relacionadas

 
23 diciembre 2022 | Redacción
Qué debo saber antes de comprar una alicantina