Opinión / Darío Iglesias Muñoz

2/2/2018 8

A ras de suelo

Acostumbrados a pensar poco

Acostumbrados a pensar poco

Darío Iglesias Muñoz

En estos tiempos que corren estamos acostumbrados a pensar poco, mejor dicho, nos han acostumbrado a no hacerlo. Estamos insertos en una vorágine donde los que piensan son otros, quedando nuestra labor reducida a la de recibir la información, a obedecer, y si es sin rechistar, mejor. En nuestra sociedad actual, especialmente en los jóvenes, puedo apreciar cierta apatía en este arte de pensar. Parece como si todo nos diese igual. No veo coraje, valentía, preocupación, deseo o esperanza. Nos creemos todo o casi todo lo que nos dicen y no somos capaces de contrastar la información, ni mucho menos, a preguntarnos el porqué de las cosas.

Me da pavor pensar en un mundo en el que la apatía y la desesperanza sean quienes acaparen nuestras conciencias. Si es así, serán otros quienes dirijan nuestras vidas, y perderemos nuestra identidad y nuestra libertad.

Lo decía, y muy claro, Teresa de Jesús: “Lee y conducirás. No leas y serás conducido”. La lectura es un espacio de libertad, el alimento necesario para mantener la cordura, fomenta la sabiduría y deja crecer nuestra personalidad. “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, decía Miguel de Cervantes. La sabiduría se adquiere en la vida pero también en la lectura. No hay cosa peor que una sociedad ignorante, porque a la ignorancia le sigue el miedo, la injusticia, la cerrazón, las verdades a medias, la manipulación.

Qué pena de aquello que ha pasado en nuestra querida Cataluña. Sus niños y jóvenes se han educado con una historia de España inventada, ficticia, contada con verdades a medias. O cuando nuestros políticos utilizan el populismo barato para remover las conciencias de la gente y captar votos.

No nos dejemos influenciar por nada ni por nadie. Seamos nosotros mismos los que dirijamos nuestras vidas y nuestro destino, y hagámoslo, buscando la verdad, aquella que sólo tiene un camino y nos conduce a la realidad.

“La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua” (Miguel de Cervantes).



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA