El izado de la bandera LGTBI y la lectura de un manifiesto centran los actos del 28-J Día del Orgullo LGTBI

El alcalde, Miguel Alconchel, acompañado de varios concejales de la Corporación Municipal, y el presidente de la Asociación ‘Roja Directa’, Jesús Tomillero, han participado del acto de conmemoración de este 28 de junio, Día del Orgullo LGTBI, donde se conmemora 54 años de una protesta en Nueva York que encendió la chispa de un movimiento que lleva décadas de lucha implacable contra la discriminación y la violencia contra este colectivo.

Un acto donde se ha izado la bandera LGTBI en el mástil instalado junto a la fachada del Ayuntamiento, y luego se ha leído un manifiesto por parte de la concejala Cristina Silva y de Jesús Tomillero.

Alconchel, primero en intervenir, ha reafirmado la apuesta del equipo de gobierno y de la institución en la defensa y el respeto de los derechos LGTBI.

También han asistido todos los portavoces municipales, a excepción de la concejala de VOX.

“Reiteramos nuestro compromiso en materia de formación, información y divulgación que se llevan a cabo desde la delegación de Políticas de Igualdad, mediante las distintas ofertas educativas, así como las campañas para la visibilización de la lucha de este colectivo”, apuntó el alcalde.

También ha expresado su agradecimiento a todas personas involucradas en esta causa, pero, especialmente, a la Asociación ‘Roja Directa’, cuyo observatorio tiene su sede en la localidad.

A continuación, la concejala de Los Barrios 100×100, Cristina Silva, ha leído una parte del manifiesto señalando que “a pesar de los 54 años de lucha, tenemos la obligación de subrayar la discriminación que seguimos sufriendo por ser lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersexuales. Este orgullo nos ha traído una nueva manera de visibilizarnos, transformándonos a los nuevos tiempos que nos ha tocado vivir, complicados, difíciles, pero con la necesidad de seguir estando y haciendo lo que hemos hecho”.

“En 2023, en más de un tercio de los países del mundo, ser LGTBIQ+ es un peligro. En 72 de ellos se castiga con pena de cárcel; e incluso en 8 países (Sudán, Sudán del Sur, Somalia, Irán, Mauritania, Arabia Saudí, Yemen y algunos estados de Nigeria) ser LGTBI está castigado con la pena de muerte”.

“Exigimos a la Organización de Naciones Unidas y a la Unión Europea una implicación directa para erradicar esta lacra, además con la aprobación de la Ley Trans y la Ley LGTBI+ a nivel estatal, vemos como partidos políticos de extrema derecha quieren eliminarla, eso es un retroceso hacia nuestros derechos y no lo vamos a consentir”, ha recordado Silva en la lectura del manifiesto.

Por su parte Jesús Tomillero ha reivindicado que “queremos seguir apostando por un mundo diverso, por unas ciudades llenas de diversidad donde las diferentes orientaciones afectivo-sexuales e identidades de género estén representadas de forma visible y clara. Queremos seguir apostando por unos pueblos y ciudades sin fobias, sin rechazos ni ataques a nuestro colectivo, donde cada cual ame a quien quiera y sea lo que quiera ser”.

“Queremos solidarizarnos con las personas que aún siguen siendo señaladas, vejadas, humilladas y maltratadas por su orientación o identidad, por sus comportamientos, sus expresiones y sus formas de actuar en sus pueblos o ciudades, en la sociedad donde se mueven y viven. Todo nuestro apoyo y disposición para ayudarles y acompañarles. Queremos denunciar que aún siguen existiendo comportamientos LGTBIfobicos, que denigran a las personas y provocan que una parte de los seres humanos no puedan ser lo que quieren y no puedan amar libremente.

Por último, Tomillero ha reivindicado que “nuestra comarca, nuestros pueblos y ciudades deben ser espacios libres de LGTBI-Fobia, espacios diversos donde todas las personas tengan las mismas oportunidades. Queremos dar las gracias por los logros conseguidos y por el trabajo de todos y todas por esas personas que muestran su solidaridad, su respeto, su comprensión, su apoyo hacia nuestro colectivo. Nuestro apoyo a los familiares de las personas LGTBIQ+, también tienen que convivir muchas veces con la incomprensión, la crítica y la burla. La familia se convierte en un apoyo fundamental hacia nuestro colectivo”.

Noticias relacionadas