Pilar Jurado Project: ópera-fusión en pleno corazón de Jimena

Desde el mismo nacimiento del Festival Internacional de Música de Jimena, el escenario del Llano de la Victoria no ha faltado ni un sólo año a su cita, configurándose como un espacio con un "microclima" especial, recogido, coqueto y en el que público y artistas se descubren mutuamente.


>

Sede “oficial” del apartado de jazz y músicas del mundo, el Llano de la Victoria es, sin duda, el espacio más ecléctico de todos cuantos conforman el Festival. En las ocho ediciones anteriores, sus incondicionales han podido disfrutar de propuestas de los más variopintas, desde los ritmos celtas de Mercedes Peón hasta el fado intimista de Marizza, pasando por músicos de la talla de Chano Domínguez, Chucho Valdés o Kenny Garret, por citar algunos de los últimos. Todos y cada uno de ellos han conectado de una u otra manera con el entorno, firmando momentos que han ido quedando en la retina de los espectadores.

Este año, este escenario quiere ir un paso más allá, apostando por un estilo musical arriesgado: la ópera, de la mano de una de las figuras más señaladas en el panorama clásico contemporáneo: Pilar Jurado. La soprano, considerada como la musa de la creación contemporánea por personalidades como Giuseppe Sinopoli, Harry Halbreich o Brian Ferneyhough, presentará en Jimena pinceladas de su trabajo PJ Project.

Se trata de un disco con el que pretende romper con las etiquetas establecidas habitualmente a los distintos tipos de música y mezcla la clásica con la electrónica, arregla piezas del barroco, zarzuela o de música brasileña a base de ritmos pop y presenta también composiciones de la propia Jurado cercanas al jazz o al rock sinfónico. De hecho, en algunas tiendas especializadas en música puede encontrarse en la sección de New Age.

Con estos mimbres, el proyecto de Pilar Jurado no podía sino tener reservado un sitio en el Llano de la Victoria.

Clásica al aire libre

No se trata de la primera vez en la que el Festival Internacional de Música de Jimena se embarca en la empresa de sacar de los habituales espacios cerrados el universo clásico. De hecho, ya en la primera edición del certamen, en 2001, ya se programó una ópera en un cortijo situado en pleno corazón del Parque Natural Los Alcornocales.

Noticias relacionadas