Testimonio de un barreño desde su exilio francés

Francisco Serrano, ciudadano barreño, tenía 20 años cuando estalló la guerra civil española, anarquista, miembro de la CNT, tenía sueños de libertad, justicia y de solidaridad.

José Manuel Algarbani | Profesor Universitario e Historiador

La guerra civil trajo entre otras consecuencias la huida al exilio de un buen numero de campogibraltareños. Francisco Serrano fue uno de ellos, este ciudadano barreño tenía 20 años cuando estalló la guerra civil española, anarquista, miembro de la CNT, tenía sueños de libertad, justicia y de solidaridad entre los hombres y mujeres. Creyó, como muchos, que la época de la II república española era el contexto idóneo para desarrollar estas ideas. Miembro activo de la CNT durante la república, luchador en distintos frentes de España durante los tres largos años de la guerra civil, la victoria de Franco le obliga a exiliarse en Francia. Como bien explica Francisco Serrano, vivió su exilio con una constante intranquilidad.

Los campesinos andaluces adquirieron una cierta instrucción gracias a los sindicatos obreros que se propagaron en las primeras décadas del siglo XX, en esta fuente bebió Francisco Serrano Gómez, una enciclopedia ambulante, que según su propio testimonio, desde niño o apenas adolescente, como muchos otros, debió formarse de manera autodidacta fuera del sistema creado para los privilegiados.

A finales de octubre de 2007, impreso y editado en Burdeos, apareció en español un mas que interesante libro en el que Francisco Serrano cuenta su larga, intensa y dilatada vida. Con el título”El diario de un aburrido. Niñez, juventud, retirada y exilio de un republicano español en Francia”.

El libro que no se ha distribuido en España, viene acompañado de un muy interesante documental en DVD sobre su dilatada vida y la de otro compañero (de Aragón) exiliado como él en Francia, titulado “Un exilio español. Una constante intranquilidad”.

Desde su nacimiento el 15 de agosto de 1913 en Los Barrios, en el seno de una familia campesina, en una choza cubierta de juncos, redonda. El relata que tenía dos habitaciones, transparentes, el suelo era de tierra y cuando llovía, teníamos zapatos “de barro”, sin agua caliente, ni water, ni luz eléctrica…

Esta obra se nos aparece como un crudo relato de la vida de la década de los 30 y 40 del siglo XX en Los Barrios y en Algeciras, donde también vivió. Aparecen retratadas las clases mas poderosas, la vida caciquil, el papel de la iglesia, el hambre del jornalero andaluz, la vida de autentica subsistencia de este superviviente natural que es Francisco Serrano.

Los años de la Guerra Civil, como tiene que huir de su tierra, del Campo de Gibraltar, y su largo periplo de tres años por los distintos frentes de España, hasta escapar al exilio en Francia, donde le esperaría la incertidumbre de una guerra ahora a nivel mundial, con cierta esperanza que se fue desvaneciendo cuando el final de la II Guerra Mundial ganada por las fuerzas democráticas no dio como resultado la caída del régimen dictatorial de Franco.

Cuando muere Franco, en 1975, ya se siente un extraño en su propio país y decide quedarse en Francia. Hoy día con sus a punto de cumplir 95 años visita su tierra al menos una vez al año. Un hombre atrapado en la tormenta de la historia, que entre nostalgias, no ha perdido sus ideales y esperanza.

En este sentido, seria interesante que los responsables locales difundieran este legado para el conocimiento de todos los ciudadanos del Campo de Gibraltar.

 

 

 

Noticias relacionadas

 
21 mayo 2022 | María Aguilera Aguilar
Los molinos hidráulicos harineros de Los Barrios
 
02 enero 2022 | Diego Jiménez Relinque
La lluvia de diciembre en Los Barrios