El Reportaje / Ramón Chamizo

11/21/2008

Un barreño en la guerra de Cuba

Este intrépido e ilustre desconocido, barreño de nacimiento, José González Piñer participó en la Guerra de Cuba, fue condecorado con la Cruz de Plata del Meríto Militar con distintivo rojo, hecho que sólo se otorga por caer herido en una acción militar

Un barreño en la guerra de Cuba

R. Ch.

Lo que José González Piñer, vecino de Los Barrios, no podía imaginar es que después de 17 años de haber participado en la Guerra de Cuba el ejercito español se fuera a acordar de nuevo de él. En el despacho de la Casa Consistorial de su pueblo natal, el entonces alcalde Ramón Gallardo García, en 1912, le hacia entrega del documento donde se le comunicaba que se le había otorgado la concesión de la Cruz de Plata del Mérito Militar con distintivo rojo por su participación en la acción llevada contra las partidas rebeldes en el sitio denominado Lomas del Padre el día 18 de junio de 1987. Propuesta de recompensa realizada por el General en Jefe del Ejercito de Operaciones en Cuba un 24 de febrero de 1898 en virtud de la propuesta hecha el 21 de julio del año anterior.

La historia de este anónimo héroe barreño comenzó cuando con apenas 19 años fue reclutado para incorporarse al servicio militar en Ultramar con destino en el Regimiento Primero de España núm. 26, con destino a la Guerra de Cuba.

El 7 de noviembre de 1895 es reconocido y tallado, en la ciudad de Cartagena, resultando útil y con una estatura de 1 metro y 68 cms. Prestando juramento de fidelidad a la Bandera y marchando al Deposito de Embarque en Valencia para el día primero de enero de 1896 dirigirse a Cuba en el Vapor León XIII llegando a La Habana el 18 del mismo mes e ingresando en el Departamento de esta capital en la que permaneció hasta el 22 en que fue incorporado al Primer Batallón del Regimiento que se hallaba de operaciones en la provincia de La Habana causando alta en la Cuarta Compañía y agregado para operaciones a la Fuerza de la Primera Compañía del Batallón.

Entra en combate

Su Bautismo de fuego no se hace esperar y el 16 de febrero se encuentra con el enemigo en las inmediaciones y pueblo de San Antonio de las Vegas y entre el 2 y 15 de marzo al ataque de Nazareno y acción de la Flor de Ytabo e Ilarraga, a las ordenes del General Aldecoa contra la partida de Maceo y el segundo encuentro a las ordenes del Teniente Coronel Albergotte,

Soldado de Los Barrios que participó en la guerra de Filipinas, foto tomada en Manila

Bajo el mando del Teniente Coronel entrará de nuevo en combate el 22 y 25 de abril en las acciones militares de Sábana de Robles y Potrero Miranda y Coronel ambas contra la partida del cabecilla Aguirre. De igual forma el 25 y 29 de mayo entra en combate contra las partidas de Aguirre, Cárdenas, Valencia y Acosta en las Lomas del gato, del Inglés, Refugio y Juguetillo. En el mes de julio los días 10, 16 y 23 entra en contacto con las partidas antes mencionadas en las acciones bélicas del Ingenio de San Lorenzo, Finca del Inglés y Lomas del Río Blanco. El 21 de agosto participa en la toma de las fortificaciones y campamentos de las partidas de Arango y Aranguren en La Línea de Vista Hermosa y Lomas del mismo nombre sosteniendo un nutrido fuego con las partidas de Montero cuando después de desalojar sus posiciones a los insurrectos practicaban los oportunos reconocimientos por las Lomas de la Botina.

El 22 de septiembre se incorpora su compañía al grueso del batallón en la Plaza Aguaste continuando sus servicios en operaciones de campaña hasta el 9 de octubre en que el batallón es trasladado a Bahía Honda, Pinar del Rey, llegando el 12 y quedando en el Ingenio Montaña hasta el 20 del mismo mes formando parte de la columna a las ordenes del General González Muñoz que partió con dirección a Carajuara y batiendo al enemigo en la Lomas de los Cocos. Del 3 al 6 de noviembre practica reconocimientos con la columna por el Ingenio de San Agustín y Manolita asistiendo a acciones contra las partidas de Delgado y Diaz. El 10 al hecho de armas en las Lomas del Rubí contra las partidas de Holguín y Díaz al frente de Maceo. Del 12 al 26 pasó los días realizando reconocimientos por las Lomas de la Lechura y Sierra del Brujo y Lomas de la Gobernadora manteniendo fuego con las partidas enemigas. El 3 de diciembre participó en un combate con nutrido fuego en la Loma de Duarte. Lo mismo haría el 11 en la Loma del Rosario. Los últimos días del mes de diciembre de 1896, 16,23,24,25 y 28, en plena Navidad, entro en durísimos combates colaborando en la destrucción de dos campamentos y en la persecución del enemigo por la provincia de Pinar del Rey hasta finalizar el año.

Lucha sin tregua

El año de 1897 se presenta en plena contienda militar durante todo el año nuestro paisano, junto con sus compañeros, se verá envuelto en continuas refriegas tal como le ocurriera en el anterior con breves descansos para de inmediato entrar en combate de nuevo.

A las ordenes del Teniente Coronel Darío Díez permanece en la provincia de Pinar del Rey hasta el 15 de enero en que se traslada a La Habana para entrar en acción el 22 en las Lomas del Volcán contra el cabecilla Castillo. Del 26 al 29 en los encuentros tenidos en río Hondo y Lomas del Menocal. El 4 de marzo con las partidas de Arango y Aranguren en las Lomas de Ponel Centella Y Diego Francisco practicando dichas operaciones bajo las ordenes del General de Brigada Diego Figueroa. Del 8 al 15 de mismo mes participa en la toma y destrucción de varios campamentos y fortificaciones en las lomas de la Bonilla, Ponel y Centella y Montes del Calvario, librando contactos con partidas insurrectas. El 16 asistió al enfrentamiento contra la partida de Arango en las Lomas del Calvario y Ponel Centella. El 19 a la toma del campamento enemigo en Potrero Bonilla y cuevas del mismo nombre bajo el mando del General de Brigada Andrés Maroto. El 20 a la tenida lugar en el Ingenio San Luis Lomas de la Escalera. El 11 de junio al de Potrero Santana y Lomas del Padre. El 22 a la del Salto del Chivo. El 26 a las acciones del en las Lomas de Zapaste, Santo Cristo y Serpentón contra la partida de Aranguren. El 28 a las lomas del Padre y Peregrina. El 29 a la de Santa Zamarindo y Serpentón. El primero de julio y a la ordenes del Coronel Rufino Pérez a la acción en Potrero Bonilla. El 2 a las lomas de San Gabriel, toma del campamento y hospital de sangre. El 4 al de la Escalera. El 6 al fuego y asalto de un campamento enemigo en las lomas de Serpentón bajo la dirección del General Andrés Marto. El 11 a la acción en las lomas del Salto de Chivo y Potrera Bonilla. El 20 a las ordenes del General Maroto a las lomas del chivo. El 2 a la de los Montes del Carmen Y Cumbre Hermosa. El 5 de septiembre asistió ala toma y destrucción del campamento enemigo en las Lomas de la Peregrina. El 14 al de Tienda Castilla, San Joaquín y Becinto. El 19 al tenido contra el cabecilla Víctor en las Lomas del Perú. El 21 al habido en las lomas de San Javier y el Cristo. El 6 de octubre asistió a la toma y destrucción del campamento enemigo en Lomas de la Escalera. El 12 al encuentro tenido en las Lomas de Santo Cristo continuando de igual servicio de campaña hasta final de año. Terminando el año a las ordenes del Teniente Coronel Eduardo Mijares en la protección del corte de caña de azúcar y construcciones de diferentes fuertes por la zona de Aguacate.

Barreño con vestimenta militar destinado en ultramar

El comienzo del año 1898 no se presentó diferente al de los dos anteriores para nuestro vecino, el 7 de enero participó en la dispersión de un grupo enemigo situado en las lomas de la Camaro y el 22 a la dispersión de los insurrectos en Loma Blanco, continuando de servicio hasta el 15 de abril, que habiéndose suspendido las hostilidades por orden superior marchó a la Plaza de Aguacate con todo el batallón para prestar el servicio de destacamento hasta el 23, que por ferrocarril se trasladó a Matanzas en virtud de haberse roto las hostilidades con los Estados Unidos, permaneciendo en la defensa de esta ciudad. Posteriormente por ferrocarril y con todo el batallón se trasladó a Jarneo incorporándose a la brigada del General Santiago Díaz con la que siguió de operaciones por haberse roto las hostilidades.

De regreso

Continua prestando servicio de campaña, el 14 de agosto habiéndose hecho la paz con los Estados Unidos pasó con todo el batallón a la Plaza de Aguacate, donde quedó prestando servicio de guarnición. El 6 de diciembre marchó con todo el batallón a la Plaza de Matanzas quedándose hasta fin de año.

El 6 de enero de 1899 se produce el ansiado embarque para la península con todo el batallón en un vapor con rumbo al puerto de Cartagena adonde llegó el 20, pasando seguidamente con licencia trimestral como repatriado del Ejercito de Cuba hasta su pase a la reserva de Ronda núm. 112, fijando su residencia en Los Barrios. Se le expidió certificado de soltería. Posteriormente, en 1905 disuelto el Regimiento de Infantería de Ronda, causó alta en batallón de la segunda reserva de Algeciras y tras cumplir los doce años de obligatoria permanencia en el ejercito, contando con los abonos que por su campaña de Cuba le correspondieron se le expidió su licencia absoluta.

Diecisiete años para ser condecorado

Lo que tuvo que soportar este intrépido e ilustre vecino de La Villa sólo lo pueden entender las personas que por circunstancias hayan pasado por una experiencia de guerra similar.

Después de su vuelta, José González, nunca quiso volver a hablar de esta guerra, nunca quiso contar lo que sus ojos vieron, lo que su cuerpo tuvo que soportar y lo que padeció en esta guerra injusta, desigual y vejatoria, por mucho que sus propios familiares le preguntasen, su única respuesta era que “lo pasó muy mal”.

Lo mismo que no quiso hablar de esta experiencia tampoco permitió que se le fotografiase, de ahí que no se pueda ilustrar es reportaje con algún retrato suyo.

Durante los años que estuvo combatiendo tuvo que luchar no sólo con el enemigo sino contra las enfermedades y penurias de un ejercito mal alimentado y equipado. Su reclutamiento fue forzoso como todos los soldados de familia no pudiente y a su regreso sufrió, como los que lucharon para defender las últimas colonias españolas de ultramar, el olvido y hasta en ocasiones el desprecio de sus propios conciudadanos

No cabe duda, de que este anónimo soldado de Los Barrios, cumplió con creces su compromiso con la Patria, pues entró durante estos tres años de guerra en una cuarenta acciones de guerra siendo herido de gravedad en una de ella lo unido a su demostrado valor le sirvió que se le otorgase la concesión de la Cruz de Plata del Mérito Militar con distintivo rojo por su participación en la acción llevada contra las partidas rebeldes en el sitio denominado Lomas del Padre el día 18 de junio de 1987.Propuesta de recompensa realizada por el General en Jefe del Ejercito de Operaciones en Cuba un 24 de febrero de 1898 en virtud de la propuesta hecha el 21 de julio del año anterior.

Tuvieron que pasar diecisiete años para que este hecho le fuera reconocido y entregado en un sencillo acto en el Ayuntamiento de su localidad.

Sirva esta crónica como reconocimiento para los otros vecinos anónimos del municipio, que tuvieron que participar en esta contienda así como a todos las personas de ambos bandos.



Imprimir noticia | Volver








© 2018 Noticias de la Villa | Contacto | Aviso legal | Publimarkplus S.L.



validación del css validación xhtml validación del AA